Walter Tello, la fuerza expresiva de la pintura